Nohelia Siddons Fitness and Mind
 
 
   
La importancia de tener un instructor físico para niños
Nohelia Siddons Personal Trainer Facebook
  Presentación
 
  Instructora física para niños
  Programas para niños 
  TV SHOWS
  Nutrición para niños
  Carbohidratos
  Proteínas
  Fibras
  Grasas
  Vitaminas y minerales
  Agua
  Tu entrenadora personal
  Contacto
  Fuentes de información
  BLOG

Para vencer la epidemia de la obesidad en niños, que está creciendo cada día, muchos padres están recurriendo a la ayuda de instructores físicos para sus hijos. 

Los resultados han sido muy favorables, teniendo en cuenta que hoy un 30% de los niños americanos entre las edades de 6 y 18 años sufren de sobrepeso y un 15% sufre de problemas de obesidad. 

Los padres que tienen mucho estrés en el trabajo encuentran que este tipo de ayuda profesional es la manera eficiente de ofrecerles a sus hijos un estilo de vida más saludable.

Muchos doctores sostienen que un niño que sufre de obesidad o sobrepeso padecerá de los mismos problemas cuando sea adulto.  Por esta razón, es importante atacar este problema temprano ya que es más fácil obtener resultados positivos.

Los ejercicios que yo he diseñado ayudarán al niño a agilizar el desarrollo psicomotor,  mejorar el equilibrio y la coordinación, reforzar las cualidades elásticas, aeróbicas y la fuerza muscular.

 

Hasta hoy el ejercicio con pesas ligeras parece haber estado relegado a los adultos, sin embargo se ha demostrado que también está indicado para los más pequeños.  De hecho, los niños pequeños se pueden beneficiar al hacer ejercicios con pesas muy ligeras, ya que favorece directamente a su desarrollo y crecimiento, haciéndolos niños más saludables y fuertes.

Yo recomiendo que el niño reciba de dos a tres clases con un instructor físico a la semana en un entorno donde se sienta a gusto.  El niño se sentirá  motivado asistiendo a sus clases cuando empiece a observar cambios positivos en su cuerpo.

Por qué es importante para los niños hacer ejercicio, según “The Nemours Foundation” (Fundación Nemours)

Los niños hacen ejercicio constantemente sin ni siquiera darse cuenta.  El solo hecho de estar activos, como cuando corren o juegan a la pelota en el colegio, ya significa que están haciendo ejercicio. ¿Qué otras cosas pueden considerarse ejercicio?  Practicar algún deporte, bailar, saltar y hasta intentar tocarse los dedos de los pies doblando la cintura.
Cuando hacemos ejercicio, estamos contribuyendo a fortalecer nuestro cuerpo, lo que nos permite movernos y afrontar nuestras actividades diarias.  Es importante practicar alguna actividad física cada día, ¡nuestro cuerpo nos lo agradecerá en el futuro!

El ejercicio es bueno para el corazón

El corazón tiene una de las funciones más importantes de nuestro organismo al bombear sangre al resto del cuerpo.  Podemos ayudar a fortalecerlo haciendo ejercicio aeróbico.  
Aeróbico significa "con aire",  por lo tanto, el ejercicio aeróbico es un tipo de actividad que requiere oxígeno. La actividad aeróbica puede hacer que el corazón trabaje más deprisa.  Por lo que si proporcionamos regularmente al corazón este tipo de entrenamiento, todavía desempeñará mejor su función de distribuir oxígeno (a través de células sanguíneas portadoras de oxígeno) a todas las parte del cuerpo.
Para practicar ejercicios aeróbicos podemos nadar, jugar a baloncesto o a "jockey" sobre patines o sobre hielo, hacer "footing" (o andar deprisa), patinar, jugar al fútbol, practicar remo, esquí de fondo, o montar en bicicleta.

El ejercicio fortalece los músculos

Hay otro tipo de ejercicios que también ayuda a los niños a fortalecer los músculos.  Por ejemplo, hacer flexiones o columpiarse en las barras metálicas que hay en muchos parques infantiles son ejercicios que ayudan al niño a sentirse fuerte.
Estos son algunos ejercicios y actividades que los niños pueden practicar para fortalecer los músculos:

  • Hacer flexiones
  • Hacer extensiones
  • Tirar de una cuerda
  • Remar
  • Correr
  • Patinar
  • Montar en bicicleta

El ejercicio nos hace flexibles

La mayoría de los niños son bastante flexibles, lo que significa que pueden doblar y estirar el cuerpo sin grandes dificultades.  Ser flexible significa poder moverse fácilmente, es decir, poder mover cualquier parte del cuerpo libremente sin sentir tensión o dolor.  Es fácil encontrar formas de trabajar la flexibilidad, como por ejemplo:

  • Hacer gimnasia y ejercicios acrobáticos
  • Yoga
  • Baile, sobre todo ballet
  • Artes marciales
  • Estiramientos

El ejercicio nos ayuda a mantener un peso equilibrado

El alimento proporciona el combustible que necesita nuestro cuerpo en forma de calorías, que es el modo de medir la energía.  Nuestro cuerpo necesita determinada cantidad de calorías cada día para respirar, caminar y hacer todas las actividades básicas.  Pero, cuando estamos activos,  necesitamos una cantidad extra de calorías o energía.  Una persona poco activa, no necesitará tantas calorías. Independientemente de las calorías que necesitemos, si comemos suficiente para colmar esa necesidad,  nuestro peso corporal se mantendrá más o menos estable. Si ingerimos más calorías de las necesarias, podríamos almacenarlas en forma de exceso de grasa.

El ejercicio nos hace sentirnos bien

El ejercicio también nos permite tener una mejor actitud.  Al hacer ejercicio, nuestro cerebro libera unas sustancias químicas llamadas endorfinas que nos hacen sentirnos más felices.  Otra razón más de por qué es tan estupendo hacer ejercicio.
Para más información acerca de este tema, puede visitar: www.kidshealth.org

 
Mapa del Sitio | Presentación | Instructora física para niños | Programas para niños | FMkidz Store | Nutrición para niños | Tu entrenadora personal | Contácto | Fuentes de información | Blog